El uso más amplio y eficaz de recursos genéticos en los programas de mejoramiento es un punto de intervención clave para producir más alimentos, con menos recursos en la igual superficie cultivada que hoy.

México es el centro de origen de varios cultivos importantes como el maíz, el frijol común, el tomate, la calabaza, el chile, la papaya y la guayaba, y es uno de los 17 países megadiversos que en conjunto albergan el 70% de la biodiversidad del planeta. El país es sede de algunas de las más grandes colecciones de recursos genéticos de dos de los tres principales cultivos básicos de la humanidad (maíz y trigo). Entre estas colecciones se encuentran las que custodia el CIMMYT en virtud de un acuerdo con la FAO y una colección bien documentada de variedades criollas de maíz, recientemente financiada por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO).

Por lo tanto, México está en condiciones de desempeñar un papel importante en la movilización de variación genética subutilizada hacia programas de mejoramiento genético, en beneficio de la seguridad alimentaria global y la soberanía alimentaria nacional. Sin embargo, un informe reciente muestra que el 60% de los 2,000 científicos que participan en la investigación sobre recursos genéticos en México no han recibido capacitación formal en esta área de investigación. La Sociedad Mexicana de Fitogenética (SOMEFI), en su Plan de Acción Nacional para la Conservación de los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, propuso en el año 2006 la creación de un programa nacional de posgrado centrado en los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura.

En este momento hay 15 programas de posgrado en México que ofrecen capacitación en una variedad de temas relacionados con los recursos genéticos y muchos de éstos se centran en la conservación de los mismos. SeeD, con su énfasis en la “caracterización para el uso“, parece estar bien posicionado para complementar estos programas:

  • Contribuyendo con una perspectiva de mejoramiento genético molecular;
  • Aprovechando los enormes conjuntos de datos generados por los participantes del proyecto como un recurso para minería de datos por parte de estudiantes; y
  • Proporcionando herramientas y servicios innovadores en apoyo de la caracterización y la utilización de recursos genéticos.

Por lo tanto, SeeD tratará de revitalizar la idea de crear un programa nacional de posgrado en esta área, en consulta y colaboración con otras partes interesadas.

Para obtener más información, escríbanos a: seed@masagro.org